¿Por qué son tan importantes los guantes en el ciclismo?

Parecen un elemento a veces molesto, sobre todo cuando el calor acecha y se deja notar. En cambio, son mucho más importantes de lo que parecen, pese a que algunas ocasiones pensemos que nos sean de poca utilidad. Incluso que el moreno de nuestro brazo se verá interrumpido justo a la altura de la muñeca y eso es algo que tiene su peso en la decisión de no llevar guantes. Puede ser. De hecho, es precisamente cuando más calor hace cuando más necesarios son por varios motivos. 

Antes de empezar una ruta hay que enfundárselos. Hoy día tenemos la suerte de poder elegir prácticamente cualquier color y hacer que los guantes sean una parte más que lucir junto a nuestros magníficos maillots y culotes. Por ello son imprescindibles al igual que lo es el casco, por motivos de seguridad.

En primer lugar, la palma de la mano tiende a sudar, más haciendo esfuerzo físico, más aún teniendo entre manos el manillar, que precisamente por su constitución favorece la sudoración. Los materiales de hoy día ayudan a una mayor adherencia, pero aún así, debemos tener cuidado. En temporadas de calor es cierto que las manos tenderán a sudar más, por lo que con mayor motivo debemos llevarlos.

Incluso esa adherencia extra que nos proporcionan nos vendrá bien para hacer fuerza cuando nos levantemos de los pedales. Nos ayudarán a sentirnos más seguros de que nuestras palmas no se desplazarán por el manillar, que no habrá problemas.

Precisamente esa protección de las manos debe estar siempre presente. ¿Y si caemos? Cuando nos deslizamos por asfalto, el raspón es incómodo, doloroso e infeccioso. Por tanto, debemos llevarlos y protegerlas por si se diese la situación. Sí, luego pueden sobrevenir muchísimos otros tipos de accidente, pero si con un pequeño detalle podemos hacerlo, nada perdemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *