El sillín idóneo para cada bicicleta

Naturalmente, cada bicicleta tiene un sillín, que incluso hace parte de ella cuando es comprada. Sin embargo, casi nunca este primer sillín resulta ser perfecto, ya que cada persona tiene un cuerpo diferente y gracias a su propia anatomía, es complicado poder acomodarse de manera que el peso del cuerpo se pueda mantener allí como si nada durante horas. La verdad es que el sillín idóneo para cada bicicleta es realmente el que mejor se pueda acomodar a las necesidades de cada ciclista.

Durante recorridos cortos, el sillín no suele generar grandes problemas. Sin embargo, y de manera lógica, a medida que el usuario de la bicicleta debe hacer recorridos mucho más largos, necesita una mayor comodidad. Existen cientos de sillines en el mercado, lo que hace pensar que elegir el más indicado puede ser una tarea bastante tediosa, pero también permite contar con un mayor número de alternativas para poder elegir.

Cómo elegir el sillín idóneo para cada bicicleta

La verdad es que el sillín idóneo para algunas personas, puede ser uno realmente incomodo para otros usuarios, pero es que esto es realmente una cuestión de gustos. En resumen, algunos modelos que muchos ciclistas, incluso profesionales, recomienden un modelo o marca determinada de sillín, cuando algunos otros ciclistas lo usan, se pueden decepcionar por completo.

Lo mejor para poder elegir el sillín idóneo para cada bicicleta, es recibir atentamente los consejos de un experto, ya que esta persona podría brindar una ayuda realmente muy importante y puede hacer que usted como comprador, pueda ahorrar una gran cantidad de dinero. Esta persona, luego de analizar el tipo de cuerpo de la persona y además, la bicicleta que usa, como la utiliza y por cuanto tiempo monta en ella diariamente.

Para ello, hay que tener en cuenta que una bicicleta de carretera, el ciclista va en una posición más inclinada hacia adelante y las salidas son largas sobre un suelo duro (el asfalto). Por su parte, quienes practican mountain bike, tienen una postura un poco más erguida, y el ocupante de de la bicicleta puede adoptar diferentes posturas casi que continuamente. Con factores como este, es que se puede pensar en el sillín idóneo para cada bicicleta.

Otro factor de gran importancia es la distancia que hay entre los isquiones de cada usuario. Los isquiones son aquellos huesos sobre los que se apoya el cuerpo al estar sentado. Dichos huesos están rodeados y son protegidos por las caderas, pero hay que tener en cuenta que mientras mś erguida esté la persona, más peso van a recibir. Por ejemplo, cuando la distancia entre esos huesos es de 135 mm, o más, es contraproducente utilizar un sillín más estrecho que esa medida.

El sillín de la bicicleta

El sillín es uno de los 3 apoyos básicos que se tienen sobre una bicicleta. A pesar de que en la actualidad los materiales con los que se construye una bicicleta son cada vez más ligeros, las personas generalmente suelen elegir sillines que no cumplen con su real función, que antes que reducir peso, lo que se debe buscar es una total comodidad para que se puedan pasar horas y horas montando y disfrutando.

El apoyo sobre el sillín se hace siempre en la zona de la pelvis o la cintura pelviana. Hay que recordar que la pelvis es formada por tres elementos: el sacro y dos huesos iliacos. Al sentarnos sobre el sillín, entre la pelvis y la tuberosidad isquiática, se presiona la capa del perineo y el nervio pudendo, el cual inerva los genitales. Por lo tanto, si se cuenta con un sillín que se adapte a nuestras características, no se presentará ningún problema; pero si por el contrario, no hay una buena adaptación, se podrán sentir síntomas tales como insensibilidad, incomodidad, intolerancia urinaria y adormecimiento.

Aunque en la mayoría de los casos estos síntomas se presentan de manera pasajera, mientras más tiempo se pase sobre la bicicleta, o los descansos sean menores, más tiempo podrán tardar en desaparecer todas estas molestias.

Cómo elegir el sillín de la bicicleta

En función de la forma en como se apoye nuestra pelvis sobre el asiento, es la manera en que se debe elegir el sillín de la bicicleta. Recuerde que de este apoyo depende el grado de flexión que se pueda poseer en la cadera, lo que depende también de la tensión de los músculos isquitibiales que se unen con las tibias y que se encargan de flexionar la rodilla y el fémur.

Dentro del mercado se pueden encontrar, básicamente, dos tipos de sillines:

  • Sillín plano
  • Sillín curvo

Sillín plano: este tipo es el más apropiado para quienes tienen poca flexibilidad en la cadera y que la colocan de forma vertical sobre el asiento. La ventaja de estos sillines es que dejan un espacio entre la zona perineal, evitando que se compriman los isquiones, lo que ayuda a evitar molestias asociadas. La gran ventaja que tienen los ciclistas al usar un sillín plano, es que puede permitir mayor libertad de movimiento al pedalear.

Sillín curvo: estos son los más adecuados para quienes tienen una buena flexibilidad de cadera. Este tipo de sillín curvo permite aumentar el espacio presionando entre los isquiones, evitando molestias durante y después de estar montado durante un buen rato sobre la bicicleta. La gran diferencia entre los sillines curvos y planos es que los curvos no permiten muchos cambios de posición por parte del ciclista.

Mantenimiento para los platos y bielas de la bicicleta

Cualquier dueño de una bicicleta sabe que unos de los componentes más costosos son los platos y las bielas, y es por ello que estos elementos deben ser cuidados con mucha atención. Es importante recordar que los platos de aluminio sufren de un desgaste relativamente alto, y una de las principales razones para que esto ocurra es la acumulación de polvo y tierra entre la cadena y las coronas. La masa que forma la tierra y la grasa de la cadena funciona como un esmerillador, y es por ello que es necesario hacer un buen mantenimiento para los platos y bielas de la bicicleta

Cómo hacer un buen mantenimiento para los platos y bielas de la bicicleta

El proceso para limpiar las bielas y los platos suele hacerse usando una brocha y un poco de gasolina, siendo esta la forma más habitual de hacerlo en el hogar. Sin embargo, una buena manera para hacer esto es usar la vaporeta doméstica, y esto es porque no existe ninguna porción de grasa o barro que sea capaz de resistir un chorro de vapor de agua a presión. Sin embargo, si usa la vaporeta, recuerde que luego de secar su bicicleta, deberá volver a lubricar las piezas adecuadamente.

Es muy normal, sobre todo en bicicletas nuevas, escuchar un crujido luego de cada pedalada. En este caso, antes de apretarlas, lo más aconsejable es aplicarles un poco de grasa entre la biela y las caras del eje pedalier. Esta grasa, aparte de ser capaz de suavizar el contacto entre estos dos elementos, rellena los poros que puedan existir entre los mismos elementos, mejorando mucho su unión.

Si ha pasado mucho tiempo sin quitar los pedales, es posible que hacer esto sea bastante difícil y que parezca que están soldados, siendo casi imposible hacer girar el eje. Si este es su caso, el primer intento que deberá hacer es rociar parte de la rosca con un aceite de aerosol (puede ser 3 en 1), ya que es el que mejor penetración tiene. Seguidamente deberá calentar la biela con un secador de cabello, lo que va a permitir una pequeña dilatación del material, y con lo que se va a lograr darle una primera vuelta al eje. Para evitar esto, es que se recomienda hacer periódicamente un mantenimiento para los platos y bielas de la bicicleta.

Medir un eje de pedalier

Un eje de pedalier consiste en un husillo, dos tuercas roscadas y dos juegos de cojinetes. El eje de pedalier está instalado dentro de una parte del cuadro de la bicicleta conocida como la caja de pedalier. La función principal de la caja de pedalier es permitir que las bielas puedan girar. Cuando se pedalea la bicicleta, el eje interior del eje gira al mismo tiempo. Para medir un eje de pedalier  y determinar su  compatibilidad con la caja de pedalier y / o conjunto de manivela se deben seguir los siguiente pasos.

 

Cómo medir un eje de pedalier

1- Localice la caja de pedalier en el cuadro de la bicicleta. Tenga en cuenta que dicha caja es cilíndrica.

2- Coloque una cinta métrica en la parte inferior de la caja del pedalier. Mida desde un extremo de la carcasa hasta el otro.

3- Tome nota de la medición. Los tamaños más comunes son 68 mm y 70 mm, mientras que algunas bicicletas de montaña medirán 73 mm. Los tamaños del eje de pedalier se enumeran según el ancho de la caja del pedalier, más no el ancho real de la caja de pedalier.

4- Coloque el eje de pedalier en la parte superior de una hoja de papel. El eje pasa a través del centro de la caja de pedalier y será difícil de medir directamente. En su lugar, utilice un trozo de papel para anotar los extremos del eje.

5- Marque los extremos del eje en la hoja de papel.

6- Ahora deberá medir la distancia entre las dos marcas. Esta es la longitud del eje de pedalier. Las longitudes de husillo varían con el fin de adaptarse a los diferentes tamaños de los conjuntos de manivela.

 

Como puede ver, el proceso para medir un eje de pedalier es realmente simple y no requiere de mucho esfuerzo. Sin embargo, tener estas medidas le puede servir para cosas tales como comprar un nuevo eje que sea indicado para su bicicleta, así como para tener claras todas las tareas de mantenimiento según el tipo de eje que se tenga instalado.

Un eje de pedalier consiste en un husillo, dos tuercas roscadas y dos juegos de cojinetes. El eje de pedalier está instalado dentro de una parte del cuadro de la bicicleta conocida como la caja de pedalier. La función principal de la caja de pedalier es permitir que las bielas puedan girar. Cuando se pedalea la bicicleta, el eje interior del eje gira al mismo tiempo. Para medir un eje de pedalier  y determinar su  compatibilidad con la caja de pedalier y / o conjunto de manivela se deben seguir los siguiente pasos.

 

Cómo medir un eje de pedalier

1- Localice la caja de pedalier en el cuadro de la bicicleta. Tenga en cuenta que dicha caja es cilíndrica.

2- Coloque una cinta métrica en la parte inferior de la caja del pedalier. Mida desde un extremo de la carcasa hasta el otro.

3- Tome nota de la medición. Los tamaños más comunes son 68 mm y 70 mm, mientras que algunas bicicletas de montaña medirán 73 mm. Los tamaños del eje de pedalier se enumeran según el ancho de la caja del pedalier, más no el ancho real de la caja de pedalier.

4- Coloque el eje de pedalier en la parte superior de una hoja de papel. El eje pasa a través del centro de la caja de pedalier y será difícil de medir directamente. En su lugar, utilice un trozo de papel para anotar los extremos del eje.

5- Marque los extremos del eje en la hoja de papel.

6- Ahora deberá medir la distancia entre las dos marcas. Esta es la longitud del eje de pedalier. Las longitudes de husillo varían con el fin de adaptarse a los diferentes tamaños de los conjuntos de manivela.

 

Como puede ver, el proceso para medir un eje de pedalier es realmente simple y no requiere de mucho esfuerzo. Sin embargo, tener estas medidas le puede servir para cosas tales como comprar un nuevo eje que sea indicado para su bicicleta, así como para tener claras todas las tareas de mantenimiento según el tipo de eje que se tenga instalado.

Mantenimiento del eje de pedalier

Los pedales, carretes, dirección y el eje de pedalier, que son los componentes que cuenta con rodamientos en una bicicleta, sufren un desgaste de su lubricación luego de haber sido expuestos al agua, barro, nieve y polvo. De todas estas partes, la que más acumula agua es el eje de pedalier, y es por ello que allí es en donde mayor atención se debe prestar. A continuación vamos a explicar, de manera simple, como hacer el mantenimiento del eje de pedalier, y así poder cuidar mayormente nuestra bicicleta.

Cómo hacer el mantenimiento del eje de pedalier

  • Lo primero que usted debe hacer es buscar un punto de sujeción para la bicicleta, procurando que el eje quede a la altura de la cintura. Hecho esto, quite el tapón embellecedor de la biela, el cual debe salir halándolo hacia afuera ya que es una pieza que se instala a presión. Seguidamente, y haciendo uso de una llave de tuvo de 14 ó 15 pulgadas, se debe soltar la tuerca (en algunos casos la tuerca es reemplazada por un tornillo con arandela).
  • Ahora, con la ayuda de un extractor de bielas, se aprietan las roscas externas sobre la biela hasta que se llegue al tope. Luego apriete la rosca interna hasta que logre extraer completamente la biela.
  • A continuación, y haciendo uso de la llave de pedalier de media luna, se afloja la contra-tuerca de la cazoleta. Después de esto, y usando la llave de pitones, se deberá sacar la cazoleta de la caja del eje de pedalier.
  • El siguiente paso para hacer el mantenimiento del eje de pedalier es, con un trapo, limpiar la caja, el eje y las cazoletas. En caso de que la suciedad se encuentre muy pegada, usted podrá usar una brocha con gasolina, desengrasante o incluso con petróleo.
  • Luego de haber limpiado muy bien todas las piezas, se debe empezar a reconstruir el eje de pedalier. Para colocar los rodamientos, primero debe untar la cazoleta izquierda de grasa, y luego se colocan 11 bolas alrededor de ella. Para el caso de la cazoleta fija, se deben colocar las bolas en la parte más larga que tiene el eje, para luego introducirlo en la caja del pedalier.
  • Enrosque la cazoleta izquierda hasta que se llegue al tope, para después enroscar también la contra-tuerca. Use las dos llaves de pedalier, sujetando con la de pitones la cazoleta, y con la llave de media luna se aprieta la contra-tuerca.
  • Para terminar este mantenimiento del eje de pedalier, tan solo debe apretar bien todas las tuercas y tornillos centrales, para terminar colocando nuevamente las tapas embellecedoras.

Cambiar la cadena de la bicicleta

La cadena de la bicicleta es sin duda uno de los elementos que sufren mayor desgaste, ya que es la encargada de transmitir la energía que el ciclista desarrolla por medio de los pedales. Este cambio se debe hacer básicamente por dos cosas; la primera de ellas es simplemente por un mantenimiento periódico, mientras que la segunda es cuando la cadena se ha roto inesperadamente.

Para cambiar la cadena de la bicicleta lo primero que usted deberá hacer es adquirir una nueva, la cual debe ser realmente apropiada para el modelo de su bici. Lo otro que se debe tener en cuenta es tener a la mano las herramientas necesarias, y en este caso lo mejor es tener un troncha-cadenas. Hay algunas personas que parten la cadena vieja con un punzón o un destornillador, pero lo más aconsejable es usar una herramienta realmente adecuada. También se recomienda contar con una lima para metales, para así poder limar la rebaba que pueda quedar.

Cómo cambiar la cadena de la bicicleta

Lo primero que usted debe hacer es extraer el pin (que es una pieza cilíndrica pequeña que contiene cada eslabón de la cadena) de alguno de los eslabones, lo que va a permitir retirar la viaja cadena y colocar la nueva. Tenga en cuenta que si la transmisión de su bicicleta es de 9 velocidades, tan solo se debe colocar la cadena siguiendo la misma trayectoria de la transmisión. En caso de que sea de 10 velocidades, se debe colocar la cadena de manera que las letras que hay en cada eslabón se puedan leer desde el exterior.

Luego de introducir la nueva cadena, la debe colocar con la transmisión en estado de reposo y tensar (sin hacerlo en exceso) hasta que logre encontrar la medida justa. Recuerde que casi todos los fabricantes ponen algunos eslabones de más, evitando que la cadena se quede corta. Luego de tensar, usted sabrá cuantos eslabones deberá quitar para encontrar la medida perfecta.

Al tener puesta la cadena, pero sin haberla cerrado, se usa el troncha-cadenas para retirar los eslabones sobrantes eliminado el pin que da la medida exacta. Seguidamente debe desechar el pin que ha extraído, y tomar el que se encuentra en la caja de la nueva cadena. Usted verá que el nuevo pin es doble y tiene una muesca que marca la mitad. Lleve el pin al agujero del eslabón que da la medida exacta y conecta los dos extremos de la cadena. Ahora introduce la mitad del pin usando el troncha-cadenas, y la otra mitad sobrante se corta.

En caso de al cortar el pin haya quedado rebaba, lo que usted deberá hacer limarla con la lima para metales. Para finalizar, compruebe que la transmisión funciona correctamente, para lo que deberá pasar por todas las velocidades.

Como consejo final, recuerde que al cambiar la cadena de la bicicleta e instalar una nueva, esta no debe ser engrasada, ya que el fabricante ofrece este repuesto con la lubricación exacta para un buen funcionamiento.

Tipos de ejes de pedalier

Un eje de pedalier es un componente que se encuentra en una bicicleta, y que se compone de cojinetes que se enroscan en la parte más baja del cuadro, así como un eje o husillo que se presiona contra los cojinetes. El eje de soporte inferior se extiende hacia fuera desde la caja de pedalier, que es la parte redonda que se monta en la caja. los brazos de manivela están montados en el husillo, y los pedales a los brazos de manivela de modo que la bicicleta pueda ser propulsada hacia adelante.

Distintos tipos de ejes de pedalier

Eje cuadrado: este es uno de los tipos de eje de pedalier más viejos. El tipo cuadrado, el eje y los rodamientos formaban un solo componente. Este eje cuadrado tenía un diámetro de 17mm, su forma contaba con una terminación cuadrada, y además sus bielas se atornillaban en ambos extremos. En la actualidad este tipo de ejes de pedalier ya no se comercializan.

Isis y Octalink: estos son dos tipos de ejes que intentaron ser una evolución del eje cuadrado, siendo un poco más grandes y rígidos (fueron hechos de 22mm). En este tipo de ejes de pedalier, los rodamientos eran situados dentro del cuatro. De estos dos tipos, el Isis fue un completo desastre debido a sus rodamientos pequeños y de baja fiabilidad.

BB30 (Cannondale, FSA, Specialized): el BB30 se ha convertido en un estándar, tanto así que muchos medios especializados consideran que es el mejor de todos los ejes de pedalier. El BB30 fue creado en el año 2000 por Cannondale, pero su licencia es gratuita, y es por ello que cualquier otro fabricante lo puede usar sin tener que pagar derechos de ningún tipo.

Look Zed: este eje de pedalier es una especie de BB30 que fue llevado al extremo. Su diferencia, es que el Look Zed usa un eje de 50mm. El cuadro que se usa para dicho tipo de eje es especifico y permite que se pueda pasar el brazo por el agujero de la cada de pedalier, ya que sus rodamientos son de gran tamaño.

Aprender a calcular tu talla de bicicleta

Siempre que vas a comprar una bicicleta debes saber siempre la talla para tu bicicleta, ya que este dato es el que permite poder determinar el tamaño de tu nueva bici. Hay que tener en cuenta que una mala elección puede ocasionar cosas como un mal rendimiento, incomodidad y molestia al usarla y hasta lesiones bastante complicadas como la tendinitis y las distrofias musculares. A continuación te vamos a enseñar a calcular tu talla de bicicleta para que puedas elegir el tamaño más adecuado según tu estatura.

Sigue leyendo

Reemplazar las pastillas de los frenos

Cuando los frenos de la bicicleta hacen mucho más ruido de lo normal, o cuando se nota que la potencia del frenado se ha reducido considerablemente, lo más posible es que sea necesario reemplazar las pastillas de los frenos, y esto debido a su desgaste. Sin embargo, es recomendable que usted no espere a que sienta dichos síntomas, sino que por lo menos una vez cada vez haga una revisión de dichos elementos, ya que son realmente importantes para su seguridad a la hora de salir a montar.

Sigue leyendo