Ajustar los frenos de disco

Los frenos de disco de la bicicleta de montaña utilizan un tambor y pinzas para detener las ruedas. A medida que el tambor (el cilindro de metal que gira con la rueda) comienza a desgastarse, los frenos pueden sentirse sueltos. Al ajustar los frenos de disco, es posible volver a sentir la estabilidad y seguridad al rodar por cualquier camino. Hay dos tornillos hexagonales que se utilizan para el ajuste de los frenos de disco de la bicicleta.

Cómo ajustar los frenos de disco

Incline la bicicleta contra un bastidor o la pared. Ahora deberá rr a la parte del tambor de la rueda y encontrar dos tornillos de cabeza hexagonal, uno en el lado de la pinza del freno, y el otro en la parte superior del freno. El tornillo de lado es el ajuste pad (para la propia pinza) y el tornillo de la parte superior es el perno de ajuste del cable.

Inserte la llave Allen en el tornillo de lado y gire 1/4 de vuelta hacia la derecha para apretar la acción de frenado. Apriete la palanca del freno para comprobar si está lo suficientemente apretada para usted. Si no es así, deberá girar otro 1/4 de vuelta a la tuerca hasta que logre un ajuste que pueda suplir sus necesidades. Si después de apretar el tornillo de la almohadilla los frenos todavía se sienten sueltos, apriete el tornillo del cable superior.

Para continuar, inserte la llave Allen en el tornillo hexagonal de la parte superior (este es el tornillo de ajuste del cable). Gire el tornillo en incrementos de 1/ 4 de vuelta para apretar el cable, logrando así el ajuste de la pinza. Apriete la palanca del freno para ver si el ajuste es de su agrado. Realice los incrementos de 1 /4 de vuelta hasta que se alcance el ajuste del freno deseado.

Gire los tornillos de cabeza hexagonal en sentido antihorario en incrementos de 1 /4 de vuelta para aflojar los frenos si están demasiado apretados. Utilice incrementos de 1/ 4 de vuelta hasta que se alcance el ajuste del freno deseado.

En caso de usar unos frenos hidráulicos, utilice la llave Allen para aflojar los dos set (pernos de sujeción de la pinza al cuadro de la bicicleta). No quite los tornillos, simplemente los debe aflojar.

Gire los dos tornillos en direcciones opuestas para ajustar el eje superior e inferior de la pinza. Gire el tornillo de la parte superior para mover la distancia entre la pinza y el tambor hacia fuera y el tornillo inferior para ajustar la distancia. Agarre la palanca del freno y pruebe el ajuste del freno.

Medir el manillar de la bicicleta

Ajustar su bicicleta con éxito requiere una gran atención, ya que de esto depende el real rendimiento y comodidad que usted como ciclista pueda tener, sin importar si solo va de paseo o está participando en una carrera profesional.

Si usted quiere estar cómodo y tener un rendimiento mucho más eficiente la próxima vez que viaje, tendrá que asegurarse de que el asiento y la altura del manillar son apropiados para su estilo de conducción y para su propia condición corporal. Diferentes alturas manillar puede hacer que sea más fácil o más difícil hacer viajes largos. La mejor manera de medir el manillar está en relación con la altura del asiento.

Cómo medir el manillar de la bicicleta

Para poder medir el manillar de la bicicleta, la debe colocar en su pie de apoyo para que pueda estar completamente estable mientras la mide. Sin embargo, tenga en cuenta que usted no necesita estar de pie sobre la bici para medir la diferencia del manillar.

Seguidamente, coloque una regla o un metro a través de su bicicleta, desde el asiento hasta el manillar. Al hacer esto, se debe formar una línea ligeramente inclinada desde una ubicación a otra.

Mida la diferencia de altura utilizando la regla (o el metro). Ahora registre la distancia desde el marco al lugar donde la regla golpea el asiento,y  a continuación, desde el marco hasta el punto de contacto de la regla con el manillar. Ahora deberá restar el número más bajo desde uno más alto para poder obtener la diferencia de altura.

Tenga en cuenta que es realmente importante poder tener las barras ajustadas de acuerdo a sus necesidades y a su propio cuerpo. Por regla general, las barras deben estar entre uno y dos centímetros por debajo de su asiento. Los ciclistas profesionales y corredores de larga distancia pueden optar por las diferencias entre uno y cuatro centímetros. Sin embargo, la mejor posición es la que pueda resultar más  cómoda para usted.

En cuanto a la anchura del manillar, lo más habitual es llevar uno de 42 cm de ancho. Sin embargo, esta medición puede variar dependiendo de la envergadura del ciclista, pudiendo optar por uno de 44 cm. cuando sea un corredor alto (más de 185 cm.).

Conociendo los pedales de la bicicleta

Las bicicletas han tenido un enorme impacto en la sociedad desde su invención en el siglo 19. Incluso, actualmente este tipo de vehículos se cuentan por miles de millones, ya que son el principal medio de transporte en muchos países de todo el mundo. El uso recreativo y competitivo de las bicicletas se ha beneficiado de la tecnología, y como resultado, aunque el diseño de la bicicleta ha cambiado poco, se han añadido algunos elementos que permiten mejorar el rendimiento y la velocidad. Un ejemplo de ello son los pedales, los cuales ahora son más livianos, finos y realmente cómodos.

Con las primeras bicicletas, se usaban unos pedales que fueron conocidos como de plataforma. Estos eran muy parecidos a los que se encuentran hoy en día en las bicicletas de los niños, así como los utilizados las bicis recreativas. Actualmente hay algunos otros tipos de pedales, los cuales son hechos pensando en un tipo especifico de uso, como por ejemplo para las carreras de velocidad o los paseos en terrenos pedregosos.

Principales cambios en los pedales de la bicicleta

El primer gran cambio se produjo en 1985 cuando Bernard Hinault modificó el pedal de la bicicleta tradicional por uno que permitía acortar el sistema de fijación que se encuentra en la suela de los zapatos de la bici. Su importancia es que Hinault, un ciclista de ruta, finalmente ganó el Tour de Francia de ese año usando dichos pedales. Hoy en día una versión modificada de este modelo se utiliza para aquellos que practican de manera profesional el ciclismo de carretera y el mountain bike.

Estos pedales vienen en una variedad de estilos basados en el uso que se les dará. Como resultado de ello, el precio varía en gran medida. Uno de los modelos de pedales más conocidos es el Shimano SPD M520L que viene con un sistema de fijación. Las ventajas de este tipo de pedal es que resulta mucho más fácil de acoplar y desacoplar, son un poco menos caros y son ideales para los ciclistas novatos.

El sistema de fijación más pequeño también permite caminar de una manera más fácil después de bajarse de la bicicleta. Para aquellos que viajan en la carretera, el uso de este modelo particular puede no ser ideal, ya que puede causar la restricción vascular y pinzamiento del nervio, lo que puede ser bastante incómodo durante los viajes largos.

Cómo reemplazar un manillar

Hay muchos tipos de manillar de la bicicleta, y gracias a ello, hay también algunas mejoras en las configuraciones de carbono, diferentes verticales y tipos de ángulo, lo que puede hacer que girar sea algo más cómodo, seguro y rápido. Con todos los cables, palanca de cambios y palanca de freno unidos a su manillar, puede parecer intimidante el proceso para reemplazar un manillar, pero este proceso es realmente simple.

Cómo reemplazar un manillar de bicicleta

Haga palanca en la tapa del extremo del manillar. Seguidamente deberá encontrar el extremo de la envoltura de cinta. Retire toda la envoltura de la cinta del manillar desenrollando por completo. Tenga en cuenta que la cinta vieja se debe desechar y al momento del armado, usar una nueva.

Seguidamente deberá pelar la carcasa de goma de la parte delantera de la palanca de cambios y sus manijas a ambos lados de los manillares. De inicio en la parte superior y siga pelando hacia atrás hasta que se pueda ver un juego de tornillos Allen de 5 mm en la parte exterior de la combinación de la palanca de cambios / palanca de freno.

Ahora afloje los tornillos de 5mm y deslice el freno / palanca de cambios, haciendo esto a ambos lados. Suavemente deje que cuelguen al lado de la bicicleta. Sin embargo, no retire ninguno de los cables de las palancas de cambios.

A continuación afloje y retire los pernos de fijación de 4 mm en la parte delantera del manillar. Por lo general, allí usted podrá encontrar entre dos y cuatro pernos. Para continuar, retire la pequeña placa de retención en la parte delantera del manillar de su bicicleta.

Para continuar, retire el manillar tirando de él hacia fuera. En algunos casos, deberá ejercer un poco de fuerza para poder hacer esto, pero tenga mucho cuidado de no lastimarse. De ser necesario, mueva el manillar de lado a lado para intentar aflojarle un poco y así poder retirarle fácilmente.

En este punto es en donde podrá reemplazar el manillar de su bicicleta, colocando uno nuevo en donde estaba el que ha cambiado. Antes de poner nuevamente todos los componentes, deberá revisar que el manillar se encuentre bien centrado. Vuelva a colocar la placa de retención y los tornillos en la parte frontal, y apriete ligeramente.

Ahora deberá poner los frenos en la posición que desee, para luego apretarlos ligeramente. Súbase a la bici y termine de posicionar las asas para que pueda lograr una mayor comodidad en la posición de conducción. Una vez que esté satisfecho con la posición, apriete todo y tire de la carcasa de goma de nuevo a lo largo de la parte superior de la palanca de cambios. Envuelva con un nuevo recubrimiento de cinta y coloque los tapones en los extremos del manillar.

Lubricar los engranajes y cadenas de bicicletas

Los engranajes y cadenas de las bicicletas deben ser lubricadas para que puedan funcionar correctamente. Con el tiempo, y sin una buena lubricación, los engranajes comienzan a pegarse y realizar un cambio en la transmisión será difícil. Las cadenas, debido a la fricción de giro en los dientes sin lubricación, se estiran, y esto hará que la cadena y el desviador se desgasten, hasta que ambas pieza finalmente tengan que ser reemplazadas.

Productos para lubricar los engranajes y cadenas de bicicletas

Aceite: un simple aceite 3-en-Uno puede servir como lubricante de cadena, aunque muchos micénicos piensan que esto es una barbaridad. El principal problema con este tipo de aceite es que, a pesar de que logra lubricar la cadena, su naturaleza viscosa también atrae la suciedad de la carretera. Los lubricantes que se hacen específicamente para las cadenas de bicicleta no son tan grasos, y por lo tanto hacen su trabajo sin que la cadena reciba tanta suciedad.

Spray de silicona: hay muchos lubricantes para engranajes y cadenas de bicicleta que se basan en alguna variación de spray de silicona. La gran ventaja de la silicona como lubricante es que no tiene los inconvenientes del aceite, lo que significa que no atrae el polvo, la suciedad y la mugre. Además, el spray de silicona tiene una viscosidad muy baja, lo que significa que puede penetrar fácilmente en el interior de los eslabones de la cadena, que es donde se necesita una mayor lubricación. Contrariamente a lo que muchos piensan, la grasa en la parte exterior de la cadena realmente no cumple ninguna labor.

WD-40: muchas personas usan WD- 40 en sus cadenas basándose en la la creencia de que es un lubricante. La verdad es que WD – 40 no es un lubricante, sino que es un limpiador diseñado para eliminar la grasa y la suciedad. WD – 40 debe ser usado para limpiar una cadena, y a continuación, se debe aplicar un lubricante adecuado. Aunque este producto puede parecer que funciona como un lubricante cuando se aplica, hay que tener en cuenta que se evaporará muy rápidamente y desaparece, ya que no fue diseñado para este propósito.

Regulación del cambio trasero de la bicicleta

Con el cambio trasero, un ciclista puede mover la cadena de un piñón a otro en la corona que va situada en la rueda trasera. La regulación del cambio trasero de la bicicleta es un proceso que puede parecer complicado, pero la verdad es que consta tan solo de dos pasos simples:

  1. Regulación
  2. Ajuste de la tensión del cable

Por lo general, el cambio trasero de la bicicleta dispone de 2 tornillos de regulación que van situados en la parte superior del mismo, e incluso en alguna otra zona que pueda ser bastante accesible, pero esto depende realmente del modelo. Este tornillo externo es el encargado de regular el recorrido de la roldana inferior en la parte interna, y siempre es marcado con una letra L. Por su parte, el tornillo interno se encarga de regular el recorrido de la roldana inferior en la parte externa, y es generalmente marcado con una letra H.

La función de estos tornillos es limitar el recorrido del cambio trasero de la bicicleta. En otras palabras, si son apretados, se reduce el recorrido, pero si se aflojan, el recorrido del cambio podrá ser aumentado.

Como regular el cambio trasero de la bicicleta

Coloque la cadena mediante el accionamiento del cambio en el piñón de mayor tamaño y gire el tornillo marcado con la letra L hasta que consiga que la roldana inferior se ubique justo debajo del piño de mayor tamaño. Así se podrá evitar que la cadena se salga de la corona de piñones.

Ahora coloque la cadena en el piñón de menor tamaño y gire el tornillo marcado con la letra H hasta que la roldana inferior del cambio se ubique debajo del piñón más pequeño. Así se puede conseguir que la cadena no se vaya a salir de la corona de piñones hacia afuera.

Para terminar de regular el cambio trasero de la bicicleta, deberá variar entre todos los platos y piñones, para verificar si la cadena se sale en cualquier momento. Si esto sucede, se aprieta un cuarto de vuelta el tornillo que corresponda al lado por el que la cadena se haya salido.

La suspensión de la bici de montaña

El ciclismo de montaña es una actividad divertida y desafiante, que es probablemente la mejor manera de mantenerse en forma y activo. Hay muchas cosas que uno debe considerar antes de comprar una bicicleta de montaña. Es importante que usted consiga el mejor cuadro y tener en cuenta los otros factores esenciales que usted debe ayudarle en su viaje como la suspensión correcta. La suspensión de la bici de montaña es una necesidad para un control óptimo durante la conducción.

En primer lugar, la suspensión se utiliza en la bicicleta de montaña para que el ciclista, cuando se encuentra montando en áreas ásperas, pueda tener una mayor estabilidad. Los sistemas de suspensión también se encuentran en algunas de las bicicletas de carretera. Incluso las bicicletas híbridas tienen montado algún tipo de sistema de suspensión.

Una pregunta común que confunde a los ciclistas de montaña es cómo elegir la suspensión de la bicicleta de montaña. A continuación se presentan algunos detalles de ambos tipos de suspensiones para ayudarle a decidir cual puede ser la más adecuada para sus necesidades.

Doble suspensión
Este tipo de suspensiones son mucho más cómodas y se pueden controlar mejor, en comparación clos demás tipos de suspensión existentes. La desventaja de las dobles suspensiones es que son un poco pesadas y son comparativamente más caras en términos de precio. Si usted no puede permitirse una doble suspensión, es mejor optar por una buena versión rígida.

Suspensión completa
Las suspensiones completas requieren menos mantenimiento y son más ligeras que las de doble suspensión. Con este tipo de sistema, el ciclista puede tener una mejor sensación al pedalear cuando el terreno es suave. Una gran ventaja de este tipo de suspensiones es que su propietario puede dedicar mucho más tiempo a disfrutar en su bici, y no tendrá que realizar una tarea de mantenimiento cada que haya regresado a su casa luego de un paseo por un terreno pantanoso.

La anatomia de una bicicleta

La bicicleta se introdujo por primera vez en Europa en el siglo 19. En la actualidad su número es superior a los mil millones en todo el mundo. Ellas se utilizan como un modo principal de transporte en algunas zonas del mundo, pero también se han desarrollado como una forma muy popular de entretenimiento, recreación y deporte. En este artículo vamos a conocer un poco sobre la anatomía de una bicicleta.

La configuración básica y la forma de una bicicleta común ha sido alterada muy poco desde el primer modelo impulsado por cadenas, el cual se desarrolló en 1885. Sin embargo, algunos detalles sutiles se han mejorado con el creciente uso de equipo y los avances en la tecnología de materiales. El uso de las tecnologías modernas han hecho posible la producción de diseños especializados para los diferentes tipos y usos de la bicicleta.

Piezas de una bicicleta típica

Ruedas: sin duda alguna, esta es una de las partes más importantes de cualquier vehículo. Las ruedas iniciales utilizaban un concentrador de madera con un eje de acero, radios de madera y un neumático de hierro que se montaba en el exterior. Las ruedas que se utilizan en el mundo moderno tienen un centro de metal, radios de hilo metálico, un rin de metal para mantener los radios y un neumático de caucho en la parte exterior.

Marco: la mayoría de las bicicletas usadas hoy en día tienen un marco con forma de diamante. El triángulo delantero se compone del tubo superior, tubo de dirección y el tubo de sillín. El triángulo trasero es compuesto por el tubo del sillín, los tirantes y vainas emparejados.

Conjunto de embrague (que se compone de los pedales): esta es la parte que hace girar los brazos de manivela, que a su vez están conectados a una rueda dentada y engranajes que impulsan la cadena y hacen que la rueda trasera gire.

Asientos y dirección: la dirección se hace posible mediante el manillar, que es la parte encargada de hacer girar la rueda delantera. El asiento puede ser diseñado para generar una mayor comodidad, permitiendo que el ciclista pueda hacer sus recorridos de manera suave y más rápida.

Frenos: los sistemas de frenos utilizados en las bicicletas modernas son de diversos tipos, pasando desde los tradicionales frenos de pastillas, hasta los sistemas de freno de disco. El frenado de las bicicletas es de accionamiento manual, funcionando solo cuando se pulsan las palancas de freno instaladas en los manillares.

Los pedales automáticos en el Mountain Bike

Una de las innovaciones más importantes para el mundo del ciclismo fue la de los pedales automáticos, y es que con ellos se logro una mejora realmente sustancial en la eficacia del pedaleo, ya que con su uso, los ciclistas pueden aplicar la fuerza a lo largo de todo el recorrido o circunferencia de los pedales. La verdad es que existen muchas ventajas de los pedales automáticos en el Mountain Bike, aunque también se pueden encontrar algunos pocos inconvenientes, los cuales vamos a conocer dentro de este artículo.

Principales ventajas de los pedales automáticos en el Mountain Bike

  • Un pedaleo más eficaz: al usar este tipo de pedales, el ciclista puede pedalear ejerciendo fuerza en la totalidad del recorrido o circunferencia de los mismos, logrando hacer lo que se ha denominado como «pedaleo redondo». Gracias a esto, es posible mejorar la efectividad de los entrenamientos, además de reducir las lesiones que se derivan por desequilibrios musculares entre las dos piernas.
  • Una mejor posición del pie: otra de las grandes ventajas de los pedales automáticos en el Mountain Bike es que con ellos siempre se puede lograr una mejor posición de nuestros pies sobre el pedal, ya que ésta siempre será la misma. Esto evita que se debido a que se tomen diferentes posturas mientras se pedalea, lo cual podría provocar algún tipo de lesión a largo plazo. Lo más importante que se debe hacer es asegurarse de ajustar de la manera correcta la posición de las calas en las zapatillas, procurando que el pie quede en paralelo al pedalier.
  • Una sujeción más óptima: gracias a que al usar pedales automáticos, los pies siempre se sujetan de manera firme a la bicicleta, se pueden evitar pequeños accidentes que podrían suceder si un pie se sale del pedal cuando se rueda sobre terrenos accidentados. Como ventaja adicional, al usar los pedales automáticos, se logra mejorar el control de la bici, lo que conlleva a poder ejecutar maniobras más exigentes, pero de manera mucho más segura.

A pesar de los grandes beneficios de usar pedales automáticos en el Mountain Bike, hay un factor a tener en cuenta, y el cual puede llegar a cobrar importancia para muchos ciclistas, y es la necesidad de siempre usar un calzado especifico para poder colocar las calas que acompañan a este tipo de pedales.

La cadena de la bicicleta

La cadena de la bicicleta es formada por unos pequeños eslabones que se unen por medio de cojinetes. Los eslabones son dos placas metálicas paralelas, mientras que los cojinetes son elementos que se han diseñado para poder crear una unión móvil y que tenga un muy poco rozamiento. La cadena es la encargada de transmitir la fuerza longitudinal. Esta energía que se aplica en los platos llega a los piñones.

Sin embargo, la cadena de la bicicleta no ha sido creada para soportar grandes esfuerzos transversales. Además, su elasticidad es casi nula, y solo tiene la capacidad suficiente para poder cambiar de posición el plato y los piñones. Hay que tener en cuenta que si la cadena no va recta, transmite mal la energía y sufre un gran desgaste, lo que puede hacer que haya que reemplazarla rápidamente.

El desgaste de la cadena

Cuando una cadena se encuentra bien conservada, puede tener una vida bastante larga. Incluso, los coches antiguos usaban cadenas para unir el cigüeñal y el árbol de levas. Estas cadenas podían tener una muy larga duración, llegando incluso a permanecer en buen estado durante toda la vida del vehículo, a pesar de ser sometidas a unos grandes esfuerzos, mucho mayores de los que pueden ser aplicados por nuestras piernas.

Las cadenas en una bicicleta solo se desgastan por los cojinetes, mientras que las placas laterales no sufren nunca ningún tipo de desgaste. Esto puede presentar dos efectos diferentes: la cadena se puede romper, o la longitud de la cadena tiende a aumentar.

El mantenimiento de la cadena de la bicicleta es bastante simple, y tan solo es necesario tenerla siempre limpia y perfectamente lubricada. Usted nunca deberá echar aceite a una cadena que se encuentra sucia, ya que al hacerlo, el aceite va a entrar a los cojinetes arrastrando dicha suciedad, lo que puede generar un efecto abrasivo, el cual siempre va a acortar la vida de la cadena. Esto hace recordar que la bicicleta siempre debe permanecer realmente limpia, ya que esta es la mejor forma de empezar a cuidar este pequeño y practico vehículo.