Alto Tajo: Alta dificultad

Las carreteras del Alto Tajo son de lo más adecuadas para la práctica del cicloturismo: Poco tráfico (algo más en verano) parajes incomparables, zonas de dureza considerable… una suma de factores que hace que esta zona sea única para visitarla a lomos de nuestra flaca.

Molina_de_Aragon1

 

La villa de Molina de Aragón, con su castillo medieval, será el punto de partida para nuestra ruta. Deberemos aprovisionarnos bien, pues luego pasaremos por pocos puntos donde avituallarnos, especialmente de forma sólida. Salimos siguiendo la calle que, por el puente nuevo, gira a la derecha, en dirección Ventosa. Poco a poco pasaremos de un paisaje áspero y de paramera a meternos en la vereda del río Gallo, mucho más verde. Al poco el paisaje se estrecha y nos metemos durante varios kilómetros en el Barranco de la Hoz, lugar donde, rodeados de riscos muy altos, nos sentiremos pequeños.

En el kilómetro 19 giraremos a la izquierda, dirección Lebrancón. Cruzamos el río y el apacible paseo que teníamos hasta ahora se convierte en dura ascensión. Serán casi 7 kkms de ascensión, los 3 primeros realmente exigentes, por un pinar que nos dará algo de sombra, especialmente a primera hora. Llegados al pueblo de Lebrancón, donde podremos repostar aguan, seguimos por la única carretera. Llegamos tras una zona de repechos y un descenso rápido a un cruce, donde giraremos a la derecha camino a Peralejos de las Truchas y Terzaga. Superada esta población giraremos dirección Checa. Entramos en una zona más agreste y con zonas de múltiples repechos. La tierra se vuelve parda. Pero según coronemos el Alto del Bullones tendremos unas vistas preciosas del valle del Cabrillas y del Alto Tajo en general. Antes de llegar a Checa, giramos a la derecha, dirección Chequilla y Peralejos. Aquí afrontaremos una dificultad mayor, con la subida al Alto de Chequilla, con rampas puntuales por encima del 12%.

Molina3

Descenderemos y llegaremos a Peralejos de las Truchas. Podemos avituallarnos aquí tanto de líquido como de sólido. La ruta que hemos trazado sigue hacia Beteta por el Puerto más duro de la jornada, el de Belvalle. Son más de 6 kms a un media del 7% con rampas hasta el 15 %. Habremos de cruzar el Tajo por primera vez para subir este puerto, realmente exigente, y que apenas tiene descenso. Eso sí, el paisaje es espectacular.  Llegaremos a Masegosa, ya en la provincia de Cuenca, y poco después giraremos antes de llegar a Beteta, dirección Poveda de la Sierra y Molina de Aragón. Restarán muchos kilómetros, que se inician con la suave ascensión a Cueva del Hierro. Desde allí descenderemos hacia el Tajo, no sin observar la mina a cielo abierto de Poveda de la Sierra. De nuevo cruzaremos el Tajo para ascender el Alto de Taravilla. Alto cuyas cifras engañan, porque en realidad se trata de un doble esfuerzo con rampas máximas del 14%, y kilómetros enteros por encima del 10%. Llegados a la cima aun nos restarán 20 kms. Abandonamos el cauce del Tajo y su frondoso valle para adentrarnos en las parameras que, en pocos kilómetros y tras un par de repechos nos llevan a Molina de Aragón. Serán 140 kms y 2400 metros de desnivel. Una ruta de alta dificultad por la longitud y las rampas que esconde.

Este artículo ha sido realizado con la información obtenida aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *