Casco, obligatorio para ciclistas de todas las edades

La Dirección General de Tráfico ha aplicado sus modificaciones del Código de Circulación y obliga desde ya a los usuarios de la bicicleta a utilizar el casco en todo momento, desde carretera abierta hasta los propios parques. Como bien dicen los propietarios de las tiendas de bicicletas y componentes, parte interesada, es recomendable su uso por un lado. Por otro, es una traba más para el ciclista. 

Es lógico que en los traslados por carretera se deba llevar. Si ya un impacto con un vehículo a motor es una situación de peligro extremo en cualquier circunstancia, imaginemos que la persona que recibe el impacto tiene la cabeza absolutamente desprotegida al chocar contra el vehículo o el asfalto. El problema llega con la imposición del casco a todas las edades, niños o adultos, en otras circunstancias.

Lógicamente, toda precaución es poca, pero ¿cuántos accidentes realmente importantes se dan en los parques? ¿Y con niños? A la escasa velocidad que se suele alcanzar, hay que añadir que la superficie del piso no suele ser asfalto, con lo cual el peligro disminuye sensiblemente. Una caída lateral puede producir lesiones más a nivel de clavícula que en la cabeza, siendo además muy raras. Lo normal es el simple raspón, acompañado por llanto y disgusto en el caso de los más pequeños, y a seguir. Más aún ilógica es la normativa cuando hay niños/as que utilizan en sus primeros años las ruedas supletorias.

Es bueno proteger a los niños de todo peligro, pero con esta medida también se puede perder público que utilice esta manera de ocio. Las razones son muy sencillas: el ciclismo no es de por sí un deporte barato, ya que la bicicleta necesita de por sí una inversión importante, más si le añadimos el casco; y también debido a que la molestia del casco, sobre todo en días calurosos, puede restar atractivo de cara a los más jóvenes. Como en casi todo, pros y contras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *