Cicloturismo en Laredo y Castro-Urdiales.

Nos situamos en el. Será una ruta no muy larga, pero con un desnivel acumulado cercano a los 1500 metros, así que habrá que llevar cuidado. Por otro lado tenemos a nuestro favor el paisaje: A un lado el mar, a otro la montaña. Y el contraste. De la costa, bulliciosa y con cierto tráfico, al interior, calmado y silencioso. Un viaje para disfrutar del cicloturismo.

castro

Salimos de Castro Urdiales por la N-634, carretera de no demasiado tráfico debido a la existencia de la A-8, la autovía del cantábrico, que corre paralela a esta. Vamos dirección Laredo, con unos primeros kilómetros donde ya superaremos unos cuantos repechos. Apenas habrá llano, pues nos alejamos y nos acercamos al mar, que quedará a nuestra derecha. Pasado el kilómetro 20 bajamos a Laredo. Justo antes de entrar en esa población, giraremos a la izquierda por una carretera secundaria. Está en buen estado y será el inicio de la primera dificultad seria.

La subida a Seña no es excesivamente dura, pero tiene rampas al 9% que se agarraran bastante. Descenderemos hasta Ampuero, para inmediatamente empezar el segundo alto del dia. La subida al Alto de las Nieves (por el desvío que hay en su cima a la ermita del mismo nombre) será la más larga de todas, con una logitud de casi 7 kms. La subida es por lo demás tendida, siempre en el entormo del 5-6%. La carretera, ancha y en buen estado, no será un inconveniente. Y el paisaje, verde por doquier, nos ayudará a ascender.

Bajaremos hasta la localidad de El Puente para buscar la última dificultad del día y subir a Campolayal, la ascensión más difícil de la jornada, con una media del 6,3% y zonas hasta el 10%. Será una ascensión que nos dejará cerca del mar y de Castro urdiales. Para llegar a la población de inicio deberemos afrontar un revirado y entretenido descenso antes de acabar junto al mar este viaje por la costa y el interior de Cantabria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *