Contador y el reto de las tres grandes

Parece que al final quedará en nada, pero la intención del jefe de su equipo, el magnate ruso Oleg Tinkov, era plantear al madrileño la disputa de las tres grandes rondas por etapas. Un total de 93 días de competición que hipotecarían su participación en el resto de pruebas y, quién sabe, en las de años próximos. El español será de la partida en el Giro de Italia, que ha suavizado su perfil, y en el Tour de Francia. Si ganase ambas, ¿alguien duda que intentaría el triplete en la Vuelta a España? 

En un principio parece descartado, sobre todo si en alguna de las dos fracasa, algo probable, dada la dificultad de la combinación Giro-Tour, absolutamente denostada por los grandes corredores, a excepción de este 2015 en el que parece que serán él y Nibali los dos que probarán lo imposible. En cambio, habrá mucha expectación por ello y rivales que ya han dicho ‘no’ al Giro, como Froome y Quintana, que esperarán en la salida de Utretch con las fuerzas intactas y con las máximas aspiraciones.

He ahí el gran foco de duda de ambos. Será bonito ver un duelo entre los dos grandes titanes en una carrera que tanto lo necesita como el Giro, que ha preparado una gran contrarreloj para atraer a estas figuras que tienen en ella una esperanza de ser mejor que el resto y separar así el grano de la incómoda paja. La Vuelta, por otro lado, parece que prepara otra, aunque no de esa longitud. Ello hará que algún valiente que esquive el Tour acuda a la ronda española para lucirse en una disciplina muy castigada estos días.

Si vemos de rosa a Contador al finalizar la primera grande, y de amarillo tras llegar a París, ¿quién puede pensar que se quedaría en casa sin saber qué habría pasado en el reto de tratar de adquirir las tres grandes en un solo año? Sería algo histórico y que le encumbraría por encima de los mitos. Demasiado goloso para ser verdad y para no intentarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *