El cicloturismo de alta montaña

Las marchas de alta montaña son mayoría en estos momentos en los que el cicloturismo está en auge y al cliente se le ofrece un menú de puertos y paisajes siempre incomparables al resto de la geografía. Así es, por ejemplo, en todos los eventos que se organizan en Pirineos, montañas alejadas de grandes núcleos de población y que dan ese extra de misticismo propio de los lugares deshabitados. Incluso en verano es duro correr allí, con el frío presente eternamente en las cumbres. 

Muchos grandes puertos que ofrecer que el ciclismo profesional ha convertido en mitos. Tourmalet, Aubisque, Larrau, Marie Blanque, todos ellos durísimos y protagonistas de más de una ruta cicloturista. Las rampas y los paisajes se combinan para dar justo al usuario de la bicicleta lo que quiere: soledad e intimidad con su sufrimiento.

También hay otras marchas de recorridos más modestos por el resto de la geografía. Las hay en Lagos de Covadonga, por ejemplo, o en País Vasco, donde las multitudes acuden al transcurso de los ciclistas por los pequeños y duros puertos con los que cuenta la geografía. Diferente forma de verlo, con menor intimidad y mayor aplauso del público, ya que circulan por zonas mucho más pobladas y donde el ciclismo es religión.

En el sur también hay marchas de alta montaña, si bien el calor de los meses de verano impide que se vean grandes recorridos. Con los grandes puertos que contienen, más de un golpe de calor o de sobre esfuerzo se podría ver con facilidad. Las hay, eso sí, que ascienden un gran coloso al final del trazado, lo cual también es durísimo y ofrece esa soledad ante el esfuerzo y ante sí mismo. También hay marchas a lo largo del Mediterráneo, donde la media montaña se acumula hasta se considerado infierno. Pero no todo el infierno está en los puertos, también en las cotas hay marchas. Las grandes clásicas están emuladas incluso en el centro de Madrid, con la Madrid Xtrema como una de las pruebas más importantes en ese sentido. No todo es alta montaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *