Embalse de Alsa, ciclismo inédito en Cantabria

En la comunidad cántabra hay numerosas subidas de gran nivel. Paisajes, rampas, longitud, trazados preciosos y montañas de una belleza singular. En el corazón de la provincia se encuentra la localidad de Bárcena de Pie de Concha, un pequeño pueblo en el que da comienzo la subida al Embalse de Alsa. Un puerto precioso y durísimo, constante en rampas del 10% desde abajo. Un lugar ideal para una cronoescalada. 

El cicloturista va buscando rampas imposibles, puertos que supongan un reto de envergadura. En cambio, con este puerto existe un problema. No hay rampas que superen el 12%, pero a cambio no hay ningún descanso hasta que se corona. Son seis mil metros de ascenso en esos porcentajes, con un 8% machacón. En toda la subida hay cuatro herraduras, lo que da muestra de lo rectilíneo del trazado.

Las vistas superan las montañas próximas, que quedan como pequeñas colinas a merced nuestra. No hay sombras, a no ser en un tramo final donde hay un pequeño oasis. El tramo final tras un giro a derechas, llega a un mirador desde donde se ve casi toda la subida. Ahí termina la ascensión más dura, aunque el puerto no termina. Llega un terreno intermedio, que no son llanos, pero sí que no tienen que ver con el resto de kilómetros de ascensión.

Ahí se llanea a tramos, ya cambiando de vertiente y visualizando la presa. Un gran tubo asciende por la ladera opuesta, se llega a la central y hay una bifurcación. En gravilla se asciende por encima de la presa y se pasa al otro lado del pantano. Es el descanso merecido por un puerto soberbio, desconocido y muy aprovechable para hacer rutas por la comarca. La cima permite descansar y tomar un refrigerio a merced del tranquilo paisaje de alta montaña y de disfrutar de un pantano en altitud.

Ver altimetría

Ver fotos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *