Ermita de Alba, un puerto para recorrer

Ermita de Alba, un puerto para recorrer

Ermita de Alba, consiste en un nuevo puerto asturiano “menos duro que el Angliru”, pero con una rampa final del 30 por ciento, éste representará una de las enormes motivaciones de la 80 edición de la Vuelta 2015, un espacio aún por asfaltar en su último tramo que hasta entonces ha puesto a prueba a numerosos ciclistas profesionales.

La décimosexta etapa de la Vuelta saldrá en Luarca y concluirá en la inédita cima cerca de la localidad de Bárzana, capital del Concejo de Quirós. Ésta será la última llegada en alto, al interior de una jornada difícil que incorpora los ascensos anteriores al Tenebreo, Cordal y La Cobertoria.

Chechu Rubiera, de 42 años, triunfador de dos etapas en el Giro de Italia, ensayó en compañía de Rubén Menéndez e Israel Nuño, los dos profesionales del equipo dominicano Inteja, y la tetracampeona de España de ciclocross Aída Nuño, el ascenso de 6,6 kilómetros hasta la Ermita de Alba, de 11,2 por ciento de pendiente media y máxima del 30, precisamente en el último kilómetro.

«Este puerto tiene dos partes. La primera se sube bien y la segunda es muy dura, especialmente al final, con las rampas más duras. Ahí la dureza es extrema y se van a marcar diferencias. Teniendo en cuenta que antes se subirán otros puertos y que al día siguiente hay descanso, la gente lo dará todo y habrá una gran batalla», indicó el excorredor del Kelme, US Postal, Discovery, Astana y Radioshack.

Rubiera declaró que el nuevo ascenso asturiano le había traído a la memoria a la italiana de «las Tres Cimas de Lavaredo» por los tramos exigentes y de reposo que ofrece la subida. No obstante, desestimó la comparación con el legendario Angliru.

«Este puerto tiene un par de tramos para coger aire, pero en el Angliru el esfuerzo es constante. No es una subida anormal, pero el final sí que es explosivo. En el Angliru agonizas hasta entrenando», indicó.

Esta clase de llegada beneficiará, de acuerdo a Rubiera, «a un corredor como Purito Rodríguez, quien puede ganar e incluso conseguir alguna diferencia».

Tanto Rubén Menendez como Israel Nuño esperaban mayor exigencia, «algo así como otro Cuitu Niegru, por donde subes retorciéndote», sin embargo pronosticaron que «los descansos permitirán a los favoritos subir rápido».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *