Gamoniteiro, ¿el nuevo mito de la Vuelta?

Ni siquiera es un rumor confirmado, pero en varios medios se empieza a hablar de este puerto que supone un relevo de las cimas ya conocidas en Asturias, como los Lagos de Covadonga, el durísimo y conocido alto del Angliru o el leve, pero clásico Naranco. Todos ellos ya han tenido su cuota de protagonismo y descansarán para la edición de 2015, que volverá al Principado, pero estrenará nuevos puertos. 

En la ruta estará también programada una gran etapa andorrana, con probable final en lo alto de la Collada de la Gallina, tras acometer obras de reparación de la vertiente opuesta, lo que permitirá evacuar los vehículos de la cima. Con casi toda probabilidad, se tratará de la única jornada pirenaica. Del resto poco se sabe, si bien se conoce que en Málaga se celebrarán cuatro etapas, que es probable que se vuelva a pisar Valencia y que Madrid recupera el final de la gran ronda española.

Si se estrena un puerto tan duro como el Gamoniteiro, los titulares tan necesarios relativos a la épica volverán con fuerza a los rotativos. Los ciclistas sufrirán una jornada durísima ya de por sí, aunque el coloso no vaya acompañado de otros actores secundarios. Su primera mitad, correspondiente a cualquiera de las dos vertientes del clásico puerto de la Cobertoria, ya ofrece una dureza importante. Sin embargo, es el añadido que arranca cerca de su cima lo que marca la diferencia con un puerto tradicional. Más de 14 kilómetros a más del 9% de pendiente media son palabras mayores.

Pese a que ha sonado el coloso de la sierra del Aramo, otros puertos podrían tener la fortuna de entrar en un trazado donde se esperan muchas cimas nuevas. La Ermita del Alba, cerca de Bárzana, también podría contar con opciones, al igual que el puerto de Cruz de Linares, próximo a Oviedo. La solución al rompecabezas, el 10 de enero en Torremolinos (Málaga).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *