La grandeza del Giro de Italia

Un grupo de valientes está afrontando durante tres semanas una de las pruebas ciclistas más duras del calendario. La maglia rosa, esa prenda tan deseada e inalcanzable, distinguirá al más completo, al que mejor sepa sortear y en menos tiempo las dificultades añadidas a un esfuerzo tan prolongado y exigente. Caídas, kilómetros, puertos, mal tiempo, rivales, curvas, repechos, viento… sólo los héroes son capaces de alcanzar la gloria en estas condiciones. 

Allí en la bota italiana se encuentran los más temibles pasos de montaña, cuyos nombres resuenan a ciclismo e imponen respeto con sólo mencionarlos: Gavia, Mortirolo, Stelvio, Zoncolan, Sestriere, Finestre, Fauniera, Sampeyre, Agnello, Marmolada… Casi sin excepción, la combinación de algunos de ellos se cuela en cada edición de la corsa rosa, en los denominados ‘tappones’, esos días tan temidos por los ciclistas y tan esperados por los aficionados.

Al ser el mes de mayo, es imponente la imagen de esos colosos cubierta en los laterales de nieve. Incluso en muchas ocasiones formando auténticos pasillos entre paredes de hielo. Un escenario impagable, inédito en las pruebas de verano como el Tour de Francia o la Vuelta a España. El problema es que el mal tiempo estropee el espectáculo y haya suspensiones de pasos por esos esperados colosos.

De un tiempo a esta parte los grandes corredores del pelotón internacional no se dejan ver por el Giro. La fama y los titulares que aporta el Tour de Francia le hacen ser muy atractivo para los equipos y los ciclistas, que ganan con una sola buena actuación en él un buen contrato prácticamente de por vida. Pero la épica, el verdadero espíritu ciclista de aventura e incertidumbre está más en pruebas como el Giro, donde las comodidades y el glamour se reducen, pero donde el ambiente histórico y nostálgico crece. Un monumento al ciclismo, el Giro de Italia.

Un pensamiento sobre “La grandeza del Giro de Italia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *