Las expresiones ciclistas de Pedro Delgado

Perico comenzó en el ciclismo profesional allá por el lejano curso de 1982, hace nada menos que 34 años. A sus 56 es una auténtica leyenda no sólo en España, sino en toda Europa, conocido entonces como el «loco de los Pirineos» y conquistando fronteras con su calidad ciclista y carisma. En este último arte se ha doctorado a lo largo de los últimos 21 años, iniciando su carrera televisiva justo tras colgar la bici. Quizás se ha convertido en un personaje más importante de lo que parece, ya que durante este tiempo ha sido la voz del ciclismo, la que ha narrado junto a su inseparable Carlos De Andrés muchas de las leyendas que nuestro deporte ha escrito en los últimos años. 

De pelear con Lemond, Fignon, Hinault y compañía, y ganar batallas a una de las mejores generaciones ciclistas de siempre, a comentar desde la pequeña pantalla los éxitos de Contador, Valverde o Freire. Desde que 1995 le diera la oportunidad de unirse a Pedro González, fallecido posteriormente, ha sido y es la referencia del aficionado, por encima quizás de todo un más discreto y menos expuesto Miguel Indurain.

Al compartir horas y horas con los televidentes, Perico ha conseguido introducir en el vocabulario ciclista numerosas expresiones que ya son de uso común, más aún en el caso de los aficionados a este deporte. Desde las famosas «pájaras», forma de desfallecer debido a una mala alimentación previa, a los «campos magnéticos», definición de una carretera poco aseada y de asfalto antiguo y rugoso. Otras como «tío del mazo» ha dado pie incluso a bromas en las cunetas, yendo más allá de la metáfora. Las orejas del ciclista se quedan «tiesas» cuando se circula muy rápido, o «afilando el cuchillo» para atacar hacia delante, o cuando ya no hay fuerza para más, quedarse «atacando hacia atrás». Eso si no estaban en su «minuto bueno» en alguno de los puertos inventados por el mítico ciclista del Reynolds: «Obisqui», «Perisur», «Mariblanch», etc.

Todo acompañado de su simpatía natural, su carisma y lo ameno de su narración, poca gente entendería ahora una retransmisión televisiva sin él en liza. Los problemas económicos de TVE han dado lugar a rumores que año tras año siguen sin cumplirse de dejar al segoviano fuera de antena. Por suerte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *