León, cicloturismo de alta montaña

Puede parecer que Castilla y León sea una comunidad prácticamente plana, con salvedad de la zona de Gredos o la sierra de Guadarrama. En cambio, las zonas de alta montaña más pronunciadas están en el noroeste, en la provincia de León. También en Zamora, aunque de forma algo más colateral. 

En tierras bercianas hay varias montañas que además permiten recorridos circulares y durísimos. El descarnado y otrora considerado ‘hijo del Angliru’ Redondal ha quedado para un recorrido en MTB (ver altimetría). Sus grandes rampas vieron a los mejores escaladores del panorama nacional batirse por alzarse con la victoria en la Vuelta a Castilla y León.

Cercanos a él hay varios puertos de otra tipología. Al sur nos encontramos con varias subidas al máximo nivel que podamos encontrar en Alpes o Pirineos. Subidas como Portillinos, parte superior de la estación de esquí del Morredero (ver altimetría), ofrece un reto de más de dos horas de ascensión. Más de 30 kilómetros de subida con rampas muy difíciles y un trazado de típica alta montaña.

IMG-20130908-WA0013

No muy lejos de allí hay al menos otros tres puertos de primer nivel. El de Collada Trevinca (ver altimetría) es durísimo, aunque corto. Por el lado gallego tiene más entidad, siendo por su lado norte, que incluye la subida al puerto de Gobernadas (ver altimetría) la que arroja mejores números. Un puerto a temer y que continúa, como el resto, inédito. Al lado se encuentra el puerto de Piedrafita (ver altimetría). Otro coloso de grandes rampas que se puede encadenar a cualquiera de estos mencionados colosos. Más violento, eso sí, en su trazado.

No hay que olvidar el Peñón (ver altimetría), un puerto corto y de grandes rampas que ha sido decisivo en varias ediciones de la vuelta regional. La otra cara es ya zamorana, aunque también es muy difícil. Sin embargo, el más conocido no sólo ya del ámbito ciclista y cicloturista, sino del místico y conocido Camino de Santiago, es el puerto de Foncebadón (ver altimetría), también conocido como Cruz del Ferro.

Al norte de la provincia, en cambio, se encuentra la montaña más dura de todas, al menos en cuanto a pendientes. Se trata del puerto de Ancares (ver altimetría), por la vertiente de Tejedo. El paisaje es espléndido en toda la sierra, las vistas impresionantes y en días claros un balcón magnífico sobre las llanuras de la provincia.

Por todo ello, León es tierra de cicloturismo, de grandes escaladas y solitarias carreteras para el deleite de los aficionados a la bicicleta que encuentran motivación en los grandes retos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *