Lo más alto de Cantabria en la Vuelta a España

Tras varias llegadas a la estación de esquí de Brañavieja-Alto Campoo, parece que los rumores apuntan a que la próxima edición de la Vuelta a España será acogida por tierras cántabras para llegar a su punto asfaltado más elevado, coronando el terreno esquiable para alcanzar los casi 2.000 metros de altitud sobre el nivel del mar que ostenta la plataforma alta donde termina la carretera que asciende desde Espinilla sin solución de continuidad. 

En principio la gran ronda española llegará a Cantabria en una etapa que saldría de tierras vitorianas, en concreto de su capital, desde donde sin atravesar grandes dificultades se llegará al pie de una subida final que no entraña excesiva dificultad si dejamos de lado su gran longitud, de unos 22 kilómetros. La calidad de la carretera mantendrá el pelotón agrupado hasta pasar por la estación, donde un leve descansillo dará paso a los últimos kilómetros, de una dureza más que apreciable.

Las rampas de doble dígito se sucederán y será en las revueltas que esconde la montaña donde se disputarán las batallas por hacerse con el maillot rojo o la victoria de etapa. Los paisajes son espectaculares, con verdor y color que rememora a los Alpes durante toda la ascensión, aunque de forma más plástica una vez en la parte alta.

Desde la cima la perspectiva sobre lo ascendido es espectacular, más aún cuando desde la plataforma de la cima avistamos el mar de nubes en el que se esconde el valle del Liébana. Dan vértigo las vistas, más aún si ascendemos, ya por camino de tierra, hasta el pico de los Tres Mares, desde donde se pueden divisar las llanuras de Castilla, los Picos de Europa en todo su esplendor o el amplio valle de Campoo. Ver en esa estampa a la élite del ciclismo profesional será una imagen inédita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *