Lo que Contador le da al ciclismo

El corredor español atravesó un mal año en 2013, una mala racha precedida de su vuelta al éxito, pasando casi del olvido que produjo su sanción al más rotundo éxito en la Vuelta de 2012, en la que derrotó a Joaquim ‘Purito’ Rodríguez de la forma más hermosa y cruel que se podría imaginar. Ese vaivén de estados ha repercutido en un tranquilo inicio de 2014 que le ha permitido recuperar el tono y el ritmo anterior a su sanción. No hay nada como un invierno tranquilo para poder pensar como el que se permite a un ciclista al que casi se daba por acabado. 

De nuevo en el primer plano tras sus magníficas victorias en Tirreno-Adriático y Vuelta al País Vasco, se enfrenta ahora al juicio final, a esa prueba del algodón que nos dirá en qué nivel queda frente a los aparentemente imbatibles Sky de Chris Froome y Bradley Wiggins, ese equipo robótico que ha puesto el listón demasiado alto. Al no tener un buen 2013, no hemos tenido la referencia, pero sí la esperanza de que el astro español fuese en plena condición el arma que salvase al ciclismo de la invasión británica.

En esa tesitura nos encontramos, con el primer duelo directo entre Froome y Contador, con el añadido de un Nibali que quiere observar desde la distancia si es capaz de pescar en río revuelto. Entre los tres se jugarán a buen seguro una edición en la que pasarán cosas casi todos los días. Un estrés para el que todos ellos han elegido la misma táctica: guardar energías a lo largo de la primera mitad del año. La frescura será esencial.

Esperando al Tour y desconociendo el resultado, sí sabemos algo que pasará y es que el corredor de Pinto luchará hasta el último instante por el primer puesto. Incluso cuando no se encuentre en óptima condición, como pudimos comprobar en la pasada edición de la carrera francesa, busca fórmulas para provocar fisuras en los rivales y así acercarlos a su altura. Eso, por lo insólito dentro del ciclismo profesional actual, es lo que Contador da a este deporte, más hermoso con competidores de su estatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *