Navarra en bici: De punta a cabo (I)

Ha sido nombrada por algunos foros de internet como la provincia donde más contrastes puede encontrar un cicloturista en España. Debido a su orografía, Navarra es una de las provincias con una variedad paisajística mayor. En su zona sur la Ribera del Ebro posee unos paisajes pardos y verdes que van cambiando a lo largo del año, con el trasiego de la siembra y la cosecha. Un poco más al Este, las Bárdenas Reales ofrecen unas vistas desérticas sobre el páramo. Al norte quedan los Pirineos, y en el Oeste los Montes Vascos. Una tierra de auténticos contrastes.En esta entrada os ofrecemos dos posibles salidas en bici por Navarra, que se pueden hacer de forma consecutiva. La idea es visitar los parajes más impresionantes de la provincia en bici. Comprobaremos por tanto que es verdad eso de que la variedad de paisajes es notable y que además podemos disfrutar de todo tipo de terrenos para nuestra bici: Llanos, descensos, subidas de diferente dificultad…

La primera de estas salidas la hacemos desde la localidad de Tafalla. Situada casi en el centro geográfico de Navarra, el paisaje que tenemos aquí es principalmente cerealítico, con campos dedicados a la producción de cereales y también del clásico espárrago. En bici nos desplazaremos hacia Sangüesa, superando un primer alto, el de la Valdorba, atravesando por una carretera muy tendida los Montes del mismo nombre. Una vez llegados a Sangüesa tendremos una buena muestra de un paisaje distinto. Las formaciones montañosas bajas y en proceso de erosión nos acompañaran. Tomamos dirección Limber y Burgui. El terreno será durante muchos kilómetros llano, mientras atravesamos la llanura. Pero antes de llegar a Burguinos enfrentamos al alto de Las Coronas. El paisaje cambia de nuevo y tenemos ante nosotros las primeras estribaciones pirenaicas.

Al descender a Burgui nos dirigeremos hacia Isaba. Estamos ahora en un valle profundo, cada vez más encajonado y envueltos en pinos y vegetación. Hasta la fisonomia de los pueblos va cambiando. El terreno es ahora un falso llano ascendente, por una carretera a ratos estrecha. En Isaba giramos a la izquierda para buscar el final de la ruta con dos altos más. El de Uztarroz, corto y de bastante pendiente, y el de Larrau. La cara sur de este puerto es una ascensión larga, pero no demasiado exigente. El paisaje vuelve a cambiar y tendremos ante nosotros una paisaje de alta montaña, en medio de los pirineos. La vegetación desaparece al final y podremos tener una maravillosa vista de los Pirineos occidentales. En la siguiente entrada tendremos la oportunidad de ver más paisajes navarros.Navarra (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *