Oviedo y las rutas ciclistas del Naranco

Asturias tiene mucha montaña en todos sus rincones. Duras, largas, cortas… muchos puertos que esperan ciclistas para ser escalados. Una de las zonas que más juego dan es Oviedo y su entorno. El monte Naranco es uno de los más carismáticos del país, famoso por sus múltiples ascensiones de la Vuelta a España. En sus faldas hay varias subidas de gran interés para el cicloturista. 

Entre otras, está la más tradicional, la que asciende desde la capital por las iglesias de Santa María y San Miguel de Lillo, joyas del pre-románico. Son apenas 6 kilómetros con rampas del 10%, ningún exceso. Se puede llegar hasta el monumento del Sagrado Corazón, que corona la montaña y se avista desde toda la capital.

Otra de las más conocidas subidas del monte es el Violeo. Sus rampas sí contienen dureza suficiente como para hacer retorcer las bicicletas. En realidad, esta variante se puede encadenar fácilmente con la variante tradicional, teniendo las dos partes duras de ambos puertos. Para un cicloturista serán dos esfuerzos breves, pese a que sean intensos.

En la barriada de Villamejil empiezan varias calles empinadas que suben hacia la montaña. Sus rampas asustan y si se acierta con la combinación de bifurcaciones adecuada, se puede conseguir una ascensión más que respetable. Coronando por Fitoria, se puede incluso hacer subida de paso hacia otros lugares. La bajada hacia la estación de la Corredoria también tiene su miga en descenso y en subida. De nuevo entre grandes rampas.

Una alternativa de tierra es la que asciende por Laviadas y Cuyences. El estado es bastante aceptable. Otra vez las rampas son serias y ofrecen buenas vistas sobre Oviedo. En días de niebla, como en la imagen, se observa desde arriba el manto de nubes que cubre la capital.

Con todas ellas se pueden realizar unas cuantas rutas de gran dureza. Todas partiendo del centro ovetense y enlazando subidas consecutivas. Tenebredo, Manzaneda, Padrún… muchas subidas para el deleite del cicloturista.

Ver propuesta de ruta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *