Recorrido por el puerto de montaña El Fito

Recorrido por el puerto de montaña El Fito

El Fito es uno de los puertos asturianos de mayor reconocimiento entre los aficionados al ciclismo debido a que generalmente es la antesala a los Lagos de Covadonga. Por otro lado, en 1996 se transformó en el último puerto por el que ascendió Miguel Indurain que después de coronarlo se retiró sin culminar la etapa, en los mismos Lagos.

Este puerto de montaña consiste en una pequeña pared de aproximadamente 5 kms con pendientes muy regulares que ejercen cierta presión en el ciclista cuyo propósito es llegar al mirador que existe en la cumbre.

Aunque el ascenso empieza en Loroñe, si el ciclista proviene de Colunga se hallará con algún tramo que «pica» para arriba revelando ya las condiciones exigentes que se aproximan. Al dejar atrás a Loroñe en el recorrido es justamente cuando empieza el puerto a describirse en su gran dimensión. Después de un cartel a la izquierda que indica el descenso a las playas de Caravia es que comienza el ascenso real.

El ciclista aficionado descubrirá en esta experiencia que a partir del primer kilómetro ya se presentan rampas del 10%, sin embargo es luego de un par de herraduras cuando éste llegará a enfrentarse al peor ascenso, cerca al paso junto a una cantera, donde se alcanza el 14%. Siguiendo el recorrido el ciclista podrá apreciar la carretera sobre él pero en la misma ladera, lo que significa con seguridad que existe una herradura por el camino. Hasta ese momento se visualiza un tramo de falso llano y posteriormente un camino de herradura que avisa que falta poco menos de 2 kilómetros para coronar el puerto.

El recorrido por el puerto de montaña El Fito se vuelve un poco extenso debido a que el trazado es rectilíneo, al mismo tiempo que el paisaje sorprende enseñando una vistas hermosas que valen la pena contemplar mientras se avanza. La meta cada vez se acerca más y esto es algo que los ciclistas experimentados reconocen al llegar a un segundo camino de herradura. Al identificar la pendiente los ciclistas por lo general se detienen para apreciar las espectaculares vistas sobre la costa y las montañas.

La región de Asturias se caracteriza precisamente por ofrecer a sus visitantes y especialmente a los cicloturistas estas hermosas vistas que ya hemos mencionado, es una región que casi siempre está incluida en la Vuelta a España y cuyo máximo esplendor se alcanza al llegar al Mirador del Fito. Este puerto que posee 7 kilómetros al 7,7% proporciona a los ciclistas más que un simple calentamiento. El ascenso comienza con un par de kilómetros por debajo del 6% mientras se avanza entre una espesa vegetación.

El puerto de montaña El Fito es un recorrido que recomendamos a los ciclistas y aficionados realizar no solo por el reto que representa para los deportistas sino también por la maravillosa experiencia de disfrutar de un bello paisaje que refresca y revitaliza el alma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *