Reemplazar las pastillas de los frenos

Cuando los frenos de la bicicleta hacen mucho más ruido de lo normal, o cuando se nota que la potencia del frenado se ha reducido considerablemente, lo más posible es que sea necesario reemplazar las pastillas de los frenos, y esto debido a su desgaste. Sin embargo, es recomendable que usted no espere a que sienta dichos síntomas, sino que por lo menos una vez cada vez haga una revisión de dichos elementos, ya que son realmente importantes para su seguridad a la hora de salir a montar.

Cómo reemplazar las pastillas de los frenos

Lo primero que usted debe hacer es quitar el clip/anilla. Tenga en cuenta que hay algunas marcas, como Hope y Avid, que usan una anilla de seguridad para poder mantener el pasador de retención en su sitio. Al retirar la anilla, la debe colocar en un sitio seguro, ya que si la pierde, el freno va a perder su seguridad, lo cual se debe a que el pin de bloqueo podría salirse y permitir que las pastillas de los frenos se caigan.

A continuación retirar el pasador. Hay marcas en las que los pernos de fijación van roscados, mientras que en otras, dichos pernos encajan a presión. Recuerde que el perno debe permanecer lo más limpio posible, ya que esto ayuda a mejorar la capacidad de desplazamiento de la pastilla, logrando un óptimo rendimiento.

El siguiente paso es retirar las pastillas viejas. Para ello, y dependiendo de la marca, las debe deslizar hacia afuera, o simplemente moverlas hacia un lado para poder liberarlas de los pistones. Hay otras pastillas (como las de la marca Magura Marta) que necesitan una ligera rotación para poder ser liberadas de la L doble.

Al retirar las pastillas de los frenos, revise el indicador de desgaste, el cual generalmente es una raya. Si las pastillas de su bicicleta tienen apenas un ligero desgaste, lo único que debe hacer es limpiarlas y montarlas nuevamente. En el caso de las pastillas cristalizadas (que tienen su superficie brillante y sus bordes se ven duros), lo que se puede hacer es lijar su superficie con un papel de lija grueso.

Ahora deberá limpiar muy bien el interior de las pinzas, especialmente en el fondo, ya que este es el lugar en el que se almacene todo el material de las pastillas viejas. Para hacer esto deberá utilizar un bastoncillo de algodón untado de líquido de frenos.

Para finalizar, tan solo debe instalar las pastillas de los frenos. Para ello debe  tener mucho cuidado de que el muelle no se vaya a salir de su posición; además revise que los brazos del fleje de acero se encuentre colocados correctamente para que todo quede instalado perfectamente. Luego debe volver a montar la pinza con el anillo de retención y seguridad (si el modelo que tiene instalado cuenta con ello). El ultimo paso es simplemente dar a la maneta de freno algunas veces, para así estar seguro de que las pastillas de los frenos están bien sentadas y tienen un correcto funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *