Ruta cicloturista por Asturias: el Trobaniello en MTB

El Principado es una sucesión de montañas, rutas, caminos, cerros, valles, paisajes, maravillas y, por tanto, retos. Un destino al que dedicar tiempo, sobre todo si nos acercamos con la bicicleta. En esta ocasión nos vamos a centrar en un coloso poco conocido, al menos no al nivel de los Angliru, Lagos o Pajares, subidas míticas en el contexto ciclista. Trobaniello es, además, rara avis, pues se trata de un puerto de tierra, para MTB. 

Normalmente estas tierras suelen recibir muchos días de niebla o lluviosos. El famoso orbayu deja las rutas mojadas, añadiendo una dificultad más a la ya de por sí escarpada geografía asturiana. Este hándicap nos va a ayudar poco si queremos disfrutar de las ruedas gordas, por lo que debemos seleccionar bien el día, ayudados por el pronóstico del tiempo. Aún así debemos ser previsores, que el clima cambia muy rápido.

Trobaniello, en cambio, pese a que se puede ver afectado por las condiciones climatológicas (sobre todo algunas partes de su piso), suele conservarse bien. No tiene zonas donde especialmente podamos encontrar dificultad más allá de que como es obvio nuestra bici y ropa acabarán manchadas de barro. Por todo eso se recomienda su ascenso, aunque el paisaje mejora con días claros y soleados.

Vamos a ascender un gran puerto, por lo que debemos estar totalmente listos. Tras atravesar la Cobertoria, puerto del que hablaremos otro día, debemos descender hacia la vertiente oeste. Una vez en la base nos desviamos a la izquierda y tras un pequeño descenso tomamos un giro a la derecha, sobre un puente, que obliga a un cambio de carretera. Ahí comienza el puerto.

roca_marca

Primero de una forma suave, sin rampas exageradas y por asfalto. Durará unos kilómetros. De pronto, el asfalto acaba y la tierra nos hace disfrutar de un buen rodar. Sin duda nos vamos a encontrar diversos tramos, con superficies más pedregosas, más lisas, muy variadas. También habrá cambios en la escena, con paisajes de diverso tipo conforme ganamos altura. Ascendemos casi siempre a media ladera, sin casi curvas de herradura. Primero por un frondoso bosque, después por una carretera que se abre y nos ofrece el mejor balcón de Asturias.

En esas partes altas pasamos a un paisaje absolutamente alpino, con viento y con cuidado de no dejarnos seducir demasiado por el paisaje. Una vez pasamos junto a la ermita de Trobaniello, hay un falso llano que nos ofrece un paisaje de otro planeta, magnífico, verde todo el año. Imposible no parar a tomar un refrigerio en esas praderas. Poco después coronaremos y el paisaje seguirá hipnotizando, aunque ahora por un piso fino y cuasi asfáltico hasta el puerto Ventana, que también dejaremos para otro día. Hemos coronado uno de los puertos más altos y duros de Asturias. Pero más huella que el esfuerzo nos dejará la recompensa por el regalo que hemos hecho a nuestros ojos. Una maravilla llamada Trobaniello.

Un pensamiento sobre “Ruta cicloturista por Asturias: el Trobaniello en MTB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *