Rutas cicloturistas: Ancares, mucho más que el coloso

La comarca de los Ancares da para mucho rodar cicloturista. No sólo todo lo que gira en torno al coloso de Ancares es lo que se puede llevar a la boca alguien que monta en bici. Hay puertos ocultos y desconocidos que si las piernas tuvieran capacidad de decisión, evitarían. No siempre son duros, de grandes pendientes, pero sí que tienen ese punto de mezcla entre dureza, sinuosidad e incomodidad que hace que el cicloturista siempre ascienda o descienda con la sensación de que no hay descanso y de que nunca llega el final. 

Puertos como el de Siete Carballos, en el término municipal de Cervantes, es una subida con muchas variantes diferentes y diversas, todas ellas de una longitud más que respetable y una dureza considerable. Un mapa de carreteras se hace esencial en la zona para no acabar dando vueltas por los bellos paisajes de los Ancares lucenses.

El desplazamiento hacia la zona de O’Cebreiro, con muchos puertos en su entorno muy interesantes, siempre es rompepiernas, con constantes subidas y bajadas, pequeñas montañas que deben ser superadas. El esfuerzo requerido es grande en la aproximación, a su vez, por Navia de Suarna. Existen muchos accesos a la coqueta localidad, uno de ellos que te lanza hacia el corazón de Ancares a través del duro Sierra Morela.

Por otro lado, el puerto de Louxas conecta con el norte de la provincia, siempre en dientes de sierra, para llegar hasta Fonsagrada. Otro de los puertos próximos, aunque ya asturiano, es Pelliceira, un coloso desconocido cuya carretera, aún por finalizar, lleva a Rao y, por tanto, al pie del puerto de Ancares, tanto por Balouta como por Pan do Zarco, un extraordinario encadenado que en caso de atravesarse en ciclismo profesional alcanzará gran fama como le ha sucedido a la comarca una vez que la Vuelta a España se ha dejado caer por sus parajes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *