Rutas cicloturistas en Galicia (II): los Miradores

La costa de Pontevedra ofrece múltiples alternativas para rodar, siempre en relación a sus costas y sus rías. La diferencia entraña la perspectiva de la visión sobre el mar, sobre todo si elegimos la opción montañosa, que nos ofrece continuos balcones desde donde contemplar un auténtico espectáculo paisajístico. 

Arrancamos en la capital de provincia, una ciudad basada en su río, el Lérez, y en su salida a la ría a la que da nombre. Tomaremos dirección noroeste, camino de Poio por la PO-308. Una vez allí comenzaremos el ascenso al Monte Castrove, de gran dureza. Desde la cima hay buenas vistas de toda la zona, desde el mar hasta las rías vecinas. En pocos kilómetros cambiaremos de vertiente y llegaremos a Cambados. Aquí el mayor enemigo es el viento, ya que existen zonas muy abiertas.

Vilagarcía de Arousa será nuestro próximo destino. En sus calles inicia el ascenso al Mirador de Lobeira, conocido por su presencia en la Vuelta a España. No será muy largo el ascenso, aunque en días soleados se hará difícil convivir con la escalada. El descenso lo haremos por una pista de reciente asfaltado que nos devuelve a Vilagarcía. Una vez en la localidad nos dirigiremos a Catoira, donde tomaremos dirección izquierda, superando la ría de Arousa y el río Ulla. Rianxo, Boiro, hasta llegar a Caramiñal. Allí tornaremos a la derecha para ascender hacia el Mirador de la Curota, donde el viento y la dificultad de la preciosa subida nos hará ganarnos la recompensa.

Desde la cima se observan las bateas, los molinos de viento, y en general toda la diáspora clásica de poblaciones a lo largo de toda la provincia. La carretera continúa hacia un cresteo también hermoso, donde incluso podemos cambiar de vertiente en la perspectiva ocular de cara al Atlántico. Algo para no perderse.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *