Rutas por Cantabria (II): Reinosa, Alto Campoo y Saja-Besaya

Cantabria ya fue protagonista de un reportaje que incluía una ruta por la costa oeste de la región. Ahora tratamos un trazado más montañoso, interior. Reinosa es una de las localidades más importantes del sur. Pocos kilómetros de autovía nos llevan a los distintos lugares en breve lapso de tiempo, por lo que es bastante accesible para todos los usuarios. 

Comenzamos el viaje en Cabezón de la Sal. Ahí progresivamente empieza el ascenso a uno de los puertos más bonitos de Cantabria: la Palombera. Un tupido bosque nos acompañará a través del parque del Saja-Besaya, una región magnífica donde recrear la vista y disfrutar del pedaleo. Un espectacular trazado de la carretera nos permitirá vistas sobre lo que llevamos recorrido.

El descenso hasta Espinilla tiene su peligro y su interés. El paisaje sigue siendo bonito, pero perdiendo la arboleda que nos protegía. Al llegar al valle, giraremos a la derecha en dirección a la estación de Alto Campoo (Brañavieja). Hasta allí el paisaje tiene encanto, pero conforme ganemos altura, irá ganando en majestuosidad. Al llegar a la estación tenemos la opción de quedarnos a disfrutar de la mirada de las altas montañas que nos rodean o bien seguir subiendo por una carretera que nos lleva a un mirador, el de Fuente del Chivo.

Es la parte más dura de la subida, sin protección alguna en lo que a vegetación se refiere y con rampas que nos harán sudar. El carácter alpino de la subida nos permite ver siempre la siguiente rampa, remontando paredes de roca y monstruos que parecían al principio insalvables. El sudor se convierte en satisfacción cuando poco a poco vamos encontrando la cima, una explanada que nos permite ver de forma perfecta el mar de nubes y el espectáculo visual de estas alturas, rozando los 2.000 metros de altitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *