¿No sería mejor la Vuelta en abril?

La carrera española, tercera grande del calendario, se ha aupado en los últimos años gracias a recorridos nerviosos, llamativos y que han protagonizado batallas entre grandes nombres del pelotón internacional. En cambio, se observa cierto cansancio de la atención mediática, quizás por el exceso de un modelo que ha llevado a la carrera a repetir desenlaces pese a que el argumento haya sido entretenido.  Sigue leyendo