El mito de los Lagos de Covadonga

En 1983 se estrenaría la subida a un puerto que marcaría como pocos la historia de la Vuelta Ciclista a España: los Lagos de Covadonga. Ubicados en plenos Picos de Europa, en Asturias, se convirtieron en un auténtico mito desde aquel 2 de mayo en el que Marino Lejarreta plantearía más batalla de la esperada a un histórico ciclista como Bernard Hinault. Otro mítico y añorado como Alberto Fernández, saldría de la cima con el jersey amarillo. Nadie tenía idea de que la batalla sólo había comenzado y aún quedaba el bocado magnífico de un Hinault herido en su orgullo. La Vuelta sería suya por segunda vez, pero sufrió de lo lindo para resistir en los Lagos de Covadonga, una leyenda que llega hasta nuestros días.  Sigue leyendo

Historias del Tour de Francia

Grandes mitos del ciclismo han pasado por el podio. Uno de los primeros grandes campeones franceses fue Louison Bobet, que en sus tres victorias elevó el prestigio de su ciclismo hasta las máximas cotas posibles. En un momento de dominio extranjero de la prueba gala, donde Coppi, Bartali o Koblet habían inscrito su nombre, fue en los Tours de 1953, 54 y 55 cuando logró la ansiada victoria. Sigue leyendo

La historia de la Vuelta España

En 1935 tuvo lugar una primera edición con la que se quería imitar a las grandes rondas por etapas que se habían celebrado desde comienzos de siglo en Italia o Francia. Desde Madrid hasta Valladolid, un grupo de valientes atravesaba el puerto del León, en la sierra de Guadarrama y primer alto de montaña de su historia. Aquella edición se la llevaría Gustaf Deloor, un belga que se llevaría también la de 1936. Pese a los intentos del español Cañardo, poco se pudo hacer ante su superioridad manifiesta.  Sigue leyendo

El primer Tour de Miguel Indurain (1991)

Corría el año 1991, una temporada en la que Pedro Delgado se preveía como la gran cabeza visible de un ciclismo, el español, en el que aún resonaba lo insólito de su gran victoria, el Tour de Francia. Tras varias demostraciones de poderío en las ediciones de 1989 y 1990, un navarro larguilucho que vestía los colores del Banesto se alzaba con la victoria en la primera contrarreloj larga de aquella edición. Lemond y compañía se vieron batidos por un inesperado rival, aunque lo mejor estaría por llegar. Sigue leyendo