Una ruta para tu MTB II: El Cañón del rio Ebro.

Si somos de los que nos gusta sacarle el máximo partido a nuestra MTB, disfrutaremos de esta ruta  por el Cañón del rio Ebro. El río que da nombra a la Península Ibérica nace en Cantabria, para rápidamente atravesar la provincia de Burgos. Aquí forma un profundo cañón que nosotros vamos a atravesar en nuestra MTB, disfrutando de algunos parajes realmente llamativos, así como de caminos y veredas que sacarán lo mejor de nuestra bici y de nuestras piernas.

Nos situamos al norte de la Provincia de Burgos, en el recóndito pueblecito de Valdelateja. Este lugar, prácticamente deshabitado en invierno, posee cierto reclamo turístico, por lo que no va a ser difícil encontrar algunas comodidades básicas. Desde este pueblecito seguiremos por la N-623 que nos habrá traído hasta aquí dirección norte. Serán 3 kms de asfalto hasta la población de Quintanilla-Escalada. Veremos por primera vez el Ebro, ya un río con unas dimensiones apreciables a esta altura, a nuestra derecha. Nada más cruzarlo, empieza la diversión.

Ver mapa e información interactiva

A nuestra derecha sale, casi girando 180 grados, una pista en buen estado junto a un cartel indicador. Cogeremos esa pista que, enseguida, nos va a llevar a la vereda del río Ebro. La ruta discurrirá plácidamente por terreno llano unos kilómetros. El río se esconderá a nuestra derecha entre matorrales y bosques de ribera, pero también a ratos nos dejará ver su esplendor. El camino se estropea en ocasiones, pasando a ser un sendero por el que pondremos a prueba las suspensiones de nuestra MTB, y donde tendremos que poner atención a todos los recodos. Pasaremos el peor tramo poco después de ver una antigua central hidroeléctrica.

El camino mejorará ligeramente según nos acerquemos a Pesquera de Ebro. Esta localidad, en el km 14, marcará el ecuadro de nuestra ruta. Deberemos seguir por carretera, cruzando el Ebro dirección Cubillo del Butrón. Comienza aquí una ascensión no muy dura por carretera, que durará casi 2 kms hasta que nos desviemos dirección Cortiguera. El cruce no está bien señalizado, pero si dudamos, está claro: hay que seguir por camino. La pista está bien pavimentada, y describe una bajada no muy peligrosa antes de proceder a la subida al pueblo de Cortiguera, con rampas apreciables.

Una vez en este pueblecito ahora deshabitado, donde podemos contemplar los restos de una iglesia del S.XII, continuaremos por camino ganando altura progresivamente hasta situarnos en la parte alta del cañón del Ebro. Ahora podemos observar el río encajonado en el fondo del valle, a la vez que pedaleamos al borde del barranco. Seguiremos por camino dando la espalda al río brevemente para alcanzar la cota más alta en un cruce de caminos que negociaremos girando a la izquierda. Poco más allá encontraremos un desvío a la derecha, saliéndonos del camino principal. Aquí hay que andar con ojo, pues el camino casi desaparece para convertirse en una senda trialera. Habrá que tirar de frenos y de habilidad para, una vez encontrado el nuevo camino, descender trazando curvas de herradura hasta Valdelateja,  punto final de nuestro trayecto de 30 kms en MTB por el cañón del Ebro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *