Una ruta para tu MTB (IV) La ribera del Miño en Lugo.

Nos situamos en la ciudad de Lugo, sin duda un bonito lugar para visitar, con sus murallas y su historia, pero el cual nosotros vamos a conocer dando una vuelta por la ribera del Río Miño, con nuestra MTB. Una forma diferente de acercarnos a la explosión de naturaleza y verdor que supone la vereda de este caudaloso río que nos ofrece un auténtico vergel por el que machacarnos por una zona plagada de caminos y cuestas increibles

Nos situaremos en el Polideportivo Municipal de la ciudad de Lugo para comenzar nuestra ruta circular por la vereda del Miño. Nos incorporaremos a la antigua N-VI para poco despues abandonarla camino de la pequeña localidad de Páramo. La gran carretera da paso a una carretera estrecha y sin apenas tráfico que durante unos kilómetros. A la altura del km 10 veremos tomaremos el primer camino a la izquierda, que en franco descenso nos dejará junto al rio. Aquí podremos disfrutar por primera vez del frescor del río y del verdor de la ribera.

Volveremos brevemente a la carreterita para, a la altura del km 12,6 abandonarla en un fuerte giro a la derecha que nos llevará por un rápido descenso hasta el río. No nos extrañemos si encontramos ganado a ambos lados del camino. Está cercado, y no nos molestarán, aunque envidiaremos la cómoda y tranquila vida de estos animales, en su mayoría bovinos destinados a la producción de leche. Llegaremos a la altura del Molino da Fervenza, donde el río pasa estruendoso por unos rápidos que antiguamente se aprovechaban para moler. El molino y el pequeño embalse junto a él pueden visitarse.

la foto 2

Seguiremos unos metros por el mismo camino, pero en la siguiente encrucijada giraremos a la izquierda. Tiraremos del cambio para subir piñones porque llega un repecho realmente fuerte con un par de curvas enlazadas que nos hará sufrir. Llegamos a un altiplano, seguimos rectos y llegaremos a una carretera que tomaremos dirección derecha. 500 metros más allá superaremos el río Miño y acto seguido cogeremos un camino a la derecha que, entre pastizales y más vacas, nos llevará a un nuevo repecho. Zona exigente ésta, que nos hará sudar de nuevo. Llegaremos a otra carreterita que nos acompañará durante 4 kms antes de tomar un giro a la izquierda y poder disfrutar durante unos kilómetros de la planicie que acompaña la orilla del río. Campos sembrados y arboledas nos acompañan, hasta que en el km 35 volvemos a la carretera. Desde allí quedan 5 kms hasta regresar a Lugo. Volveremos por carreteritas tranquilas antes de coger una gran rotonda a la derecha, cruzar de nuevo el Miño y volver al polideportivo que inició nuestra ruta.

lugo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *