Una ruta para tu MTB (V): El Valle del Río Oja

ezcaray

Ezcaray es la capital del valle más occidental de toda la Rioja, y quizás el más importante, porque alberga el río que da nombre a toda la Comunidad Autónoma. Lugar turístico tanto en invierno como en verano, este coqueto pueblo será el punto neurálgico de nuestra ruta, que siempre tendrá como referencia el río, al que volveremos en varias ocasiones mientras trazamos vueltas un par de circuitos por los montes que rodean Ezcaray en nuestra MTB.

Nos situaremos en el puente sobre el Rio Oja de la localidad de Ezcaray para iniciar nuestra ruta. Buscaremos la antigua estación de ferrocarril para descender suavemente por una pista en perfecto estado que es habitualmente utilizada por los lugareños para caminar o montar en bici. En el km 3 haremos un dible giro a la izquierda para llegar a la población de Ojacastro y coger durante 300 metros la carretera dirección Santo Domingo de la Calzada. Inmediatamente cogemos un desvío a la izquierda por una calle asfaltada. Atravesaremos el poblado y poco más allá cogeremos un camino que sale a la izquierda. Aquí empiezan las verdaderas dificultades del día. Ascenderemos un primer alto por un camino pedregoso pero en buen estado. Sin zonas demasiado pronunciadas, el camino gana altura hasta coronar en un altillo a casi 1100 metros de altitud. Optamos por tomar el primer desvío a la izquierda en vez de continuar. El descenso será revirado, donde se puede coger velocidad y se puede derrapar a gusto en las curvas.

Llegados casi a Ojacastro giraremos a la derecha, por un camino que nos llevará a superar un nuevo repechíto antes de bajar a Ezcaray. Atravesamos la localidad por la carretera dirección Valgañón. A partir de aquí dibujaremos un segundo bucle en torno a Ezcaray. A Valgañón llegaremos por la carretera y, una vez en el pueblo, giraremos a la izquierda buscando un camino que ascienda vertiginosamente. Es ese. Son poco más de 4 kms con rampas muy exigentes y una media del 13%. Hay que venir muy entrenados para superar estas cuestas sin sufrir demasiado. Llegamos a un altillo y a una confluencia de caminos. Estamos a 1500 metros de altitud y las vistas sobre toda la Sierra de Ezcaray son maravillosas. El Pico de San Lorenzo domina la zona con sus más de 2200 metros de altitud, mientras que abajo quedan los ríos. Y hacia abajo vamos nosotros, girando a la izquierda por un camino en buen estado, pero plagado de curvas cerradas que harán las delicias de los amantes del descenso, pero donde debemos extremar la precaución. El descenso nos dejará en el mismo pueblo de Ezcaray, donde podremos reponernos tras una dura salida que habrá merecido la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *